¿Que nos quedó de aquella Marcha a diez años?

Recordando la Marcha de los Pueblos Originarios del 2010

Aquellas semanas para la UPND fueron intensas. El Estado argentino se aprestaba a festejar con bombos y platillos sus primeros 200 años y los Pueblos Originarios no podíamos estar ausentes en ese acontecimiento.

A diez años de aquella historica movilizacion de nuestros Pueblos, desde los cuatro puntos cardinales del país para hacer saber al gobierno y la sociedad toda sobre nuestra existencia y plantear centenarias demandas, nuestra  realidad no ha cambiado demasiado.

En estos tiempos en que la pandemia nos obliga al aislamiento, nuestros pueblos siguen padeciendo situaciones de racismo negación de sus más elementales derechos como es el agua, la vivienda, la alimentación y la salud, unos más que otros, frente a la inacción o acción premeditada de los gobiernos. Nuestros bienes naturales siguen agotándose en manos de la ambición por la acumulación sin medida de particulares y nuestro bien fundamental, el territorio, sigue usurpandose como una burla a un marco legal que no se cumple.

La memoria de aquellos días

En los tiempos previos habíamos trabajado y consensuado desde las organizaciones Qullamarka, Confederación Indígena Neuquina y UPND, el documento con reclamos y propuestas que fue consultado con muchos pueblos y que fuera finalmente presentado a las autoridades nacionales previo al inicio de la marcha.

También los posicionamientos de la dirigencia indígena no fueron únicos. Otras organizaciones no estuvieron de acuerdo con la marcha o con quiénes la organizaban o apoyaban.

Estos hermanos también marcharon ese día 20, pero desde Retiro hasta Casa Rosada, también fueron recibidos por la Presidenta en un acto más numeroso realizado luego de la charla con nosotros.

La cuestión hoy es que en ninguna provincia se avanzó en las resoluciones de fondo de nuestros problemas. Mucho menos se avanzó durante el gobierno anterior que prefirió la represión al diálogo entre partes, (las muertes de Santiago Maldonado, Rafael Nahuel y tantos otros siguen impunes).

A nivel local hemos transitado estos 10 años abocados en la culminación del Relevamiento Territorial y lograr justicia por el asesinato de nuestro hermano Javier Chocobar como temas centrales. Con la construcción de nuestra organización provincial (UPNDT), inscripta en el RENOPI bajo el número 521 desde agosto del 2012 con la participación del 80 por ciento de las comunidades Diaguitas, hemos logrado resultados positivos en estos temas.

La casi totalidad de nuestras comunidades fueron relevadas mediante acuerdos y con nuestra efectiva participación, obteniendo la entrega de las carpetas técnicas en el año 2014.

Es el primer paso de un largo camino hacia la resolución de la problemática territorial, central para nuestra vida. Los estados nacional ni provincial han concretado los pasos siguientes necesarios para ese logro.

Luego de 10 años de reclamar justicia hemos logrado la condena de los asesinos de Javier Chocobar, cerrando en parte una herida profunda en su familia, su comunidad (Chuschagasta) y de todos nosotros.

Quedan entonces pendientes grandes luchas para resolver muchos problemas, las nuevas generaciones deberán trabajar en ello, fortaleciendo nuestra organización y sin olvidar los hechos históricos antiguos y recientes de los que nuestro pueblo, sus dirigentes y sus comuneros fuimos protagonistas como lo fue la “Marcha del Bicentenario” que hoy conmemoramos.

Los dirigentes diaguitas trabajamos arduamente en la organización de aquella marcha. A nivel local nos abocamos a los preparativos de la participación comunitaria en nuestros territorios y a la articulación con el gobierno municipal y provincial de Tucumán para garantizar el desplazamiento de la marcha en la Ciudad y el alojamiento que finalmente ocurrió en el Camping Municipal del Parque 9 de Julio. Las organizaciones que arribaron desde Jujuy y Salta estaban compuestas por las nacionalidades Kolla, Wichi, y Aba  Guaraní, entre muchas otras. En Tucumán se sumaron  comuneras, comuneros y autoridades  diaguitas de Quilmes; Amaicha; Tafí del Valle, El Mollar, La Angostura, Casas Viejas, Chaquivil, Anfama, Mala Mala, Potrero Rodeo Grande, Los Chuschagasta;Solcos-Llampa.

Asimismo se sumaron los hermanos de Ingamana (San José ), Cerro Pintao (Las Mojarras) de la provincia de Catamarca haciendo una cantidad de aproximadamente 200 personas entre las dos provincias. Así se conformó la Columna NOA que con soporte de la Asociación Barrial Tupac Amarú sumaron alrededor de 6000 marchistas que llevábamos como consigna Caminando por la verdad, hacia un Estado pluricultural. Esta marcha se desarrolló en todo el país con tres columnas, el propósito tenía como eje que todo un país ancestral marche desde los territorios para llegar el 20 a Plaza de Mayo.

En los tiempos previos habíamos trabajado y consensuado desde las organizaciones Qullamarka, Confederación Indígena Neuquina, El Pueblo Qom y UPND, el documento con reclamos y propuestas que fue consultado con muchos pueblos y que fuera finalmente presentado a las autoridades nacionales previo al inicio de la marcha.

Columnas e itinerarios

La Columna NOA: Partió desde La Quiaca el miércoles 12 de mayo con acto y ceremonia a La Pachamama, continuaba a San Salvador de Jujuy el jueves 13 en donde realizó su segundo acto. El mismo día al llegar a la Ciudad de Salta para sumar a las organizaciones hermanas de esa provincia, hicieron un acto en Parque Independencia. El viernes 14 ingresaron a San Miguel de Tucuman, haciendo dos actos, uno frente a la Plaza Plaza Independencia, de espaldas a la Casa De Gobierno y otra frente a tribunales penales pidiendo por Justicia por Javier Chocobar., y presentando al gobierno provincial las siguientes demandas:

Desde el mismo momento de la entrevista con la entonces presidenta Cristina Kirchner supimos que las  demandas centrales enarboladas en nuestra movilización, estaban lejos de ser tenidas en cuenta como parte de una política pública tendiente a revertir 200 años de un modo de actuar y pensar del Estado argentino respecto a nuestros Pueblos. Basta repasar el corto y tenso diálogo que 30 representantes hemos mantenido con la entonces Presidenta para darse cuenta de ello.

Señora presidenta, soy Delfín Gerónimo del Pueblo Diaguita y la pregunta es, nosotros hace un par de semanas hemos presentado un documento con una serie de puntos que trata sobre la problemática que atraviesa a todos los Pueblos Indígenas, con el objetivo de hoy llevar alguna respuesta de su parte, concreta para la solución de este problema que tiene que ver con la situación que hoy viven nuestros pueblos y quisieramos saber si a usted ha llegado ese documento a sus manos y concretamente si tiene alguna respuesta sobre estos cuatro puntos”

Presidenta: “Ehhh. A ver, no se si se enteraron que yo llegué esta mañana. Hice relaciones como Presidenta de América Latina, el Caribe y el Mercosur en la Cumbre en Europa. Me he reunido, los he recibido hoy y tengo unas cuantas reuniones más. Todo esto lo vamos a tratar conjuntamente con Alicia y seguramente tal cual les he dicho, vamos a darle respuestas a las cuestiones que ustedes han planteado en el marco de lo que estuve hablando antes. Así que me parece que en lo que pueda hacer junto con las gobernaciones, junto con el ministerio, junto con ustedes lo vamos a hacer como siempre he hecho todo lo que he podido hacer. Mi responsabilidad es sobre todos, sobre ustedes, sobre el resto de los casi 40 millones de argentinos que viven acá, en la República Argentina. Tengo responsabilidades para con todos, y todos me demandan cosas, y está bien que todos me demanden cosas, porque para eso soy la Presidenta de los argentinos, no? Más allá de todo lo que hemos estado charlando, yo quiero también con todo respeto por los demás, también el respeto, que todos necesitamos para poder estudiar los temas ver lo que se puede hacer, lo que no se puede hacer, lo que nos podemos comprometer, en lo que no nos podemos comprometer. Así que seguramente luego junto con Alicia, junto con la gente del ministerio vamos a seguir trabajando y reitero en la necesidad de organizarnos.

En cuanto a que este bicentenario estamos igual o peor que siempre no es cierto, en el anterior bicentenario, tal vez ustedes no se acuerden porque eh bueno no habíamos nacido, seguramente no hay ninguno que tenga 100 años, no? Pero el anterior bicentenario, mi querida amiga y compañera se celebró con estado de sitio, había estado sitio en la República Argentina había represión, muerte; no tal vez de los pueblos originarios, sino de los que habían venido de Europa, los inmigrantes, los nuevos movimientos sociales, anarquistas, socialistas, comunistas eran perseguidos, torturados, masacrados. En ese centenario se decretó Estado de Sitio precisamente por el grado de violencia que había en las calles de la República Argentina. Afortunadamente vamos a celebrar un bicentenario, no tal vez en las condiciones que querríamos que le fuera bien a todos y cada uno de los que viven aquí adentro de la República Argentina. Pero creo que lo hacemos con una libertad de expresión, con una libertad de poder expresar lo que nosotros sentimos y desplazarnos, y peticionar por nuestros derechos y nuestros reclamos como pocas veces se ha hecho en la República Argentina. Es una cosa importante, es cierto que falta mucho. Es cierto que faltan muchísimas cosas, pero no es cierto que este Bicentenario sea horrible, espantoso y peor que todos los demás. No me parece justo eso ni para cualquiera. No es históricamente correcto. Yo creo que las historias tienen que ser completas. La historia de todos, la historia que vivimos aquí en los límites de la República Argentina es una sola, de lo pasado; sea con los pueblos originarios, sea con los que eran inmigrantes, anarquistas y socialistas y fueron asesinados, torturados o muertos en las cárceles. En fin, todos han sufrido y hemos sufrido mucho en la República Argentina en estos 200 años. Mucho, es más, hay un montón que ni siquiera lo pueden contar. Por que no están, más o menos 30 mil, esos eran compañeros míos y de mi edad, y que desaparecieron. O sea que yo creo que el respeto por los sufrimientos debe ser por el sufrimiento que hemos tenido todos durante estos 200 años, pero ahora estamos un poquito mejor que estábamos hace 100 años y un poquito mejor de lo que estábamos, que se yo, digo en el 2001 donde en esta plaza no reprimieron a los indígenas ni a los pueblos originarios, no estaban, reprimieron argentinos que vivíamos aquí y que vinieron a protestar, por lo que estaba pasando. O el 14 de junio, cuando yo estaba en la plaza protestando por lo que había pasado en Malvinas, en 1982, o sea que la historia contemosla, miremosla completa y no pensemos que la historia empieza y termina con nosotros mismos. Esto no es así. No es así. No es así.

Les agradezco mucho, y seguramente nos vamos a volver a encontrar en otra oportunidad y seguramente con cuestiones y cosas mucho más concretas que podamos ir organizando en cada sector y abordar los lugares donde más problemas o más situaciones graves hay para ir dándoles una respuesta adecuada. Muchas gracias.

Fuente: Sec. UPNDT. Delfín Geronimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s